Aunque ya han pasado casi dos años desde que se notificaron los primeros casos de enfermedad respiratoria provocadas por el nuevo virus SARS-CoV-2, la pandemia se resiste a acabar. La más reciente novedad tiene nombre propio y está en boca de todos: ómicron. La nueva variante ha provocado un preocupante repunte de casos a nivel mundial, generando una enorme inquietud ante el panorama que nos espera en los meses venideros. Para conocer un poco más sobre las particularidades de ómicron y por qué es importante la vacunación infantil en la lucha por frenar esta y las otras variantes, consultamos a un panel de nuestros expertos:

Dr. Vicente Andreu Fernández, Biólogo y Bioquímico, doctor en Biotecnología, máster en Biología Molecular, Celular y Genética y director del Máster Universitario en Epidemiología y Salud Pública.

Dr. Vicente Gea Caballero, doctor en Enfermería y Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de VIU. Miembro de la Asociación de Enfermería Comunitaria De España y secretario de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria SESPAS. Docente del Máster Universitario de Epidemiología y Salud Pública.

Dra. Gemma Navarro Rubio, doctora en Medicina, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Docente del Máster Universitario en Epidemiología y Salud Pública.

 

¿Hasta qué punto es preocupante esta variante?

Dr. Vicente Andreu Fernández: La variante ómicron presenta una treintena de mutaciones que alteran la composición y estructura de las espículas, las cuales han sido claves en el desarrollo de las vacunas por ser responsables del reconocimiento y la actividad inmunológica contra el virus.

La OMS ya ha advertido que, aunque todavía hay pocos datos disponibles al respecto las vacunas existentes parecen menos eficientes frente a la infección por esta variante. Se sospecha además que la variante ómicron presenta una mayor transmisibilidad, probablemente resultado de las mutaciones, que por ejemplo pueden aumentar su potencial replicativo como de su capacidad para evadir la respuesta inmunológica.

Por tanto, ómicron tiene una capacidad de infección y trasmisión superior a variantes anteriores como delta y es capaz de eludir la protección inmunológica otorgada por las vacunas. Estas características han hecho que ómicron sea considerada un variante de preocupación (VOC) sobre la habría que focalizar nuestra estrategia de salud en los próximos meses, ya que es capaz de eludir la inmunidad de grupo adquirida por infecciones previas o la vacunación. Los últimos días ya estamos observando un aumento significativo de los positivos y de la tasa de trasmisión del virus conforme ómicron se extiende por distintos países europeos a pesar de contar con un elevado porcentaje de población vacunada. Todo ello puede ocasionar de nuevo la saturación del sistema sanitario no sólo en las UCI, acorde al volumen de contagios previsto, sino en la atención primaria receptora de los casos con sintomatología leve.

¿Puede sustituir a la variante Delta?

Dr. Vicente Andreu Fernández: El pasado día 12 La OMS consideró muy probable que la variante ómicron superase a la Delta en los lugares donde se produce la transmisión comunitaria. Tras esta afirmación hemos observado como ómicron se ha extendido por Europa y EEUU y está aumentado significativamente su presencia en relación a los positivos detectados. Esto es una muestra más de su alta capacidad infectiva y de transmisión respecto a variantes anteriores como Delta, lo que unido a la posible reducción de la efectividad de las vacunas frente a ella y una mayor probabilidad de reinfección provocará su implantación como variante dominante en los próximos meses, como se está observando según los últimos datos recogidos en Sudáfrica y Reino Unido.

¿Cuáles son sus efectos?

Dr. Vicente Andreu Fernández: Los primeros datos obtenidos en Sudáfrica y Reino Unido indican que los efectos de ómicron son similares o en su defecto más leves comparados con variantes anteriores como delta. Un estudio reciente ha indicado que ómicron está más presente en los bronquios, pero menos en el tejido pulmonar lo que se relacionaría a priori con una menor gravedad en su sintomatología. Sin embargo, como indica la OMS todavía no hay estudios suficientes para sacar conclusiones sobre su gravedad clínica. Hasta el pasado 30 de noviembre todos los casos notificados en Europa habían sido leves o asintomáticos, y no se había confirmado ninguna muerte asociada a esta variante. Sin embargo, se sospecha que este hecho está influenciado directamente por los elevados porcentajes de vacunación de los países europeos. No obstante, la elevada capacidad infectiva y de transmisión del virus está generando unas cifras de contagio muy elevadas incluso en población vacunada que resulta asintomática o con sintomatología muy leve, lo que supone un riesgo adicional muy elevado para población no vacunada.

¿Por qué es importantes vacunar a los niños de 5 a 11 años?

Dra. Gemma Navarro: La vacunación es una manera efectiva para combatir la pandemia. Los ensayos clínicos de las vacunas frente a la covid-19 han demostrado que la vacuna es eficaz y segura en la edad pediátrica de 5 a 11 años.

Es importante vacunar este grupo, primero para reducir la carga de enfermedad y protegerlos de complicaciones como Covid persistente. El 50 % de los menores de 5 a 11 años que se infectan son asintomáticos o presentan una enfermedad leve, un 0,2 % ha ingresado y el 0,016 % ha ingresado en la UCI. En un porcentaje bajo, pueden desarrollar un cuadro inflamatorio multisistémico o Covid persistente después de pasar la infección. En la sexta ola el grupo de niños menores de 12 años es el grupo de edad donde la incidencia de la infección es más elevada.

Segundo porque es importante que se vacunen para proteger a los adultos que convivan con ellos, los niños transmiten la enfermedad y vacunándolos frenamos la transmisibilidad.

Tercero para normalizar su vida, y que puedan participar de la normalidad en las escolarizaciones. Además, es el único grupo de edad al que no se les han ofrecido las vacunas.

¿Qué efectos secundarios pueden tener las vacunas en ellos?

Dra. Gemma Navarro: La vacuna al igual que en los adultos puede presentar efectos secundarios leves como fiebre, dolor de cabeza o dolor muscular. Estos efectos serán más leves que en los adultos porque los niños reciben una tercera parte de la dosis. En los ensayos clínicos se han detectado efectos adversos potencialmente graves como reacción anafiláctica y peri/miocarditis que son muy raras en ambos casos. La peri/miocarditis es un posible efecto adverso de las vacunas de ARNm, sobre todo en las segundas dosis. La incidencia es muy baja y todos los casos se recuperan en unos días. Habría que tener en cuenta que el Covid también puede producir lesiones miocárdicas.

¿Cuánto tiempo se puede tardar en vacunar a todos los niños de esa edad?

Dr. Vicente Gea Caballero: El esfuerzo que se está haciendo para lograr altas tasas de vacunación infantil es enorme. Este proceso se ha planificado desde los servicios sanitarios como una prioridad, basándose en el perfil observado de los nuevos contagios en los entornos de convivencia escolar, con una incidencia en estos momentos más alta que en otras fases de la pandemia y en parte como uno de los factores responsables de transmisión comunitaria. En consecuencia, los equipos de enfermeras de vacunación COVID-19 están trabajando intensamente para completar la vacunación de niños y niñas, pues es (entre otras) una estrategia clave para controlar la nueva ola de contagios provocado tanto por la variante Delta, como la nueva Ómicron. Las Comunidades autónomas han implementado al respecto diferentes planes de vacunación a escolares, y aunque con ligeras diferencias, todos esos planes van a ser masivos y ágiles. La respuesta poblacional además está siendo amplia, pues la inmensa mayoría han decidido vacunar a sus hijos/as.

Dra. Gemma Navarro: en 15 días o tres semanas vacunando se podría vacunar a la mayoría de los niños de esta edad en nuestro país, comenzando con los que presentan un mayor riesgo.